Atlético de Madrid 2 Real Madrid 1 (2-4). El buen suspenso. Champions league 16-17, semifinal, vuelta.

Mientras avanzaba el reloj se iba haciendo gratuito el suspenso, pero no fingieron que había eliminatoria porque quedaba el honor y Atlético fraguó una despedida hiriente para el Madrid, no consumada por la imprecisión de los rematadores, que cumplieron las tácticas de Simeone y por Navas.

             Posiblemente el último episodio de una rivalidad de época, en la despedida europea del Calderón.

             Laterales derechos improvisados en una fase donde es posición ha sido decisiva.

             Sin dudas, pese a las bajas, porque la reinvención que los dos hacen del fútbol en cada partido.

             El rombo, estrategia emergente, salió para el partido ideal de Zidane.

             Al Atlético faltó el goleo, para impulsar primero la remontada y para una despedida con más decoro después.

             La actuación de los porteros evidenció un partido rico en ataques.

Apagó la luz del Calderón un partido de solera europea. Trascendió su carácter derbico la rivalidad en Copa de Europa. Se advirtió desde el previo a la Final 13-14. Eran, sin embargo, las mismas entidades históricas. La bestia más negra en el historial europeo colchonero. El ganador y el perdedor eternos. Con métodos distintos hoy. Salía con una discapacidad el Madrid. No había más que Danilo para el lateral derecho. Protegido con un extremo de recorrido largo o rombo. Prefirió Zidane la geometría. Desde su inicio en el banquillo blanco, se vio adecuado el rombo. Salió con James en la eliminatoria contra Roma una temporada atrás. Isco lo hizo ver como táctica para la ocasión. Con 4-3-3, el Madrid tiene que correr. Con un pivote adelantado, Isco, retuvo sin dejar de pensar. En el malagueño se ralentizó el juego del Atlético. Simeone no atacó el lado flojo merengue, el de Danilo, con su extremo más potente. Carrasco jugó por derecha, el lado que descubre Marceloa, y Koke se puso por el del brasileño. La continuación de Ñíguez en el mediocentro tuvo la intención de poner un jugador detrás de los delanteros por la zona de Casemiro.

El Madrid se apegó a la disciplina. Cuatro jugadores en línea delante de los centrales, otra vez atornillados estos en su zona. Isco, los delanteros y un lateral presentaban la caterva blanca.

El suspenso no estuvo adulterado. El regreso rojiblanco estuvo al alcance. La anotación de Isco ofreció sólo el empate global para el honor del Atleti. No se produjo. No cumplieron los goleadores del Cholo. Torres no fue el abrelatas y Benzema dio clínica de eso. En táctica, los cinco ofensivos que durante el partido habilitó Simeone, cumplieron. Ante puerta, Gameiro no cerró en tiempo. Carrasco no enfocó bien; Griezmann tampoco, ni en el penalti, pero el manotazo de Navas fue débil, y Correa no sirvió cruce potable.

Minimizó poco las virtudes merengues el Atlético. Varane y Ramos eran la parte más frágil y no los vencieron por aire. Si por abajo, Navas se hizo jugador 12. Lo había sido Oblak. Dos poteros para proponer el mejor suspenso. Dejó de ser el del calificado. Quedó el del regreso en el marcador global. La lluvia, poderosa, que despidió el Calderón de Europa, no se confundió con las lágrimas rojiblancas.

Análisis.

Constante. No faltan goles con la cabeza en la edición europea del derby. Real Madrid es frágil en balones altos, y cuando Ramos iba al corte de uno, Ronaldo quiso anticipar, y Ñíguez lo consiguió. 1-0.

Abrelatas. Los primeros delanteros debían moverse. Torres escondió el balón de Varane hasta hacer impuntual la pierna de este. Penalti y 2-0. Benzema retó a la zona de marca rojiblanca. Se hizo equilibrista sobre la línea de fondo para sortear a un trío y asistir, aunque el 2-1 llegó tras rebote de Oblak.

Ideal. El jugador de solución para el Madrid fue Isco. Nunca confió Zidane en nadie, o se resistió a dibujar el rombo, para ‘10’. No era para pasar siempre el balón. El malagueño retuvo, a veces en danza contra cinco atléticos. Por él pasó el ritmo.

Disciplinados. Repitió el Madrid el partido de sus centrales. Los dos, clavados, sin licencia pasa salir si no había balón detenido. Atlético no pudo ganarles el espacio. Contó el partido de Casemiro, no obstante la presión que le puso Ñíguez en el primer tiempo.

Medianos. Atlético cumplió lo mínimo. Un buen desenvolvimiento táctico. El goleo, su pesar. No tuvo tino ni puntualidad.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s