Gaceta fútbol. 844

Desvalorización de campeonatos confederados…Alerta en la Final de Europa league por terrorismo…Cómo Mourinho evadió lo que no le gusta…El fisco y el Fbi cazan futbolistas y directivos.

La Final de Europa league 16-17 muestra un más allá, como lo ven organizaciones, y figuras por falta de pagos.

No terminan allí.

La correlación de campeonatos internacionales ha reservado parte de la alegría por ganarlos. Lo visto con el torneo de Concacaf, visto como un clasificatorio para el Mundial de Clubes, tocó a la Europa league. Hasta la página oficial de esta encabeza con lo que hay en disputa. No un trofeo. El que antes concedía un prestigio discreto, sino un cupo en la Copa de Europa. Está confirmado el ganador en la liguilla de la competición mayor del continente. Y las palabras confirman. Mourinho, desde el comienzo de la temporada, dijo que la Europa no era para un equipo como Manchester United. Desdeñó desde el principio el torneo con el que comenzó su escalada hacia la grandeza, cuando lo obtuvo con Porto en 02-03. Pasó la temporada con quejas sobre la calendarización que lo obligaba a jugar en la competición tres días antes de encuentros estelares en la liga inglesa. La Europa league quedó como el medio de conseguir un objetivo primario de la primera temporada del Especial en Old Trafford. Regresar al equipo a la Copa de Europa. No puso hacerlo mediante la liga, y a ganar en Estocolmo le da el valor de alcanzar lo que desde cada no pudo. Para Ajax igual. Los Lanceros terminaron segundos en su liga. Eso les dio derecho de entrar en tercera fase de Copa de Europa, pero una victoria en la copa chica los pone en grupos de la mayor.

Ya no interesa tanto un campeonato por el trofeo. El gusto de ganar torneos secundarios o de baja competencia, se reparte entre el logro y la calificación hacia otros mayores. Se suprimió la Recopa para dar espacio a las multitudes en las otras dos copas europeas, alegando que aquella era contestada por muchos equipos no ganadores de copa, porque si un equipo hacía doblete, el perdedor en la Final entraba al que era el segundo torneo en estima en Europa. Y los participantes jugaban para ganarlo. Pensando en el nombre que eso les daba. Hoy el prestigio se busca más allá de torneos tradicionales, reducido en su estima a meros clasificatorios para otros.

¿Que no?

Nuevamente una Final europea se jugaría bajo estado de alerta. Sucedió con la de Milan, Champions 13-14. El atentado dos días antes del partido en Manchester alertó a la Uefa. En un comunicado, esta dice que no hay información que sugiera posibles ataques a las actividades de la Final, en Estocolmo, una de las ciudades más lastimadas por el terrorismo de época que hay en Europa. Confía el organismo en las medidas de seguridad reforzadas en la ciudad y en el país tras el atentado de abril. Dortmund dio el antecedente inmediato con el ataque al autobús del Borussia Dortmund. Entonces Uefa no mostró la sensibilidad que quiere aparentar ahora. Le interesa que el partido se juegue por los intereses monetarios que lo rodean. No hay, a la hora, razón para que no juegue, pero al organismo lo que menos le interesa es lo que suceda en el entorno mientras el balón ruede. (Partidos afectados por estado de emergencia en competencia Uefa.)

 

Le quedó a modo.

Anunció un minuto de silencio previo al encuentro. Manchester United lo hizo en su entrenamiento antes de volar a Suecia, y José Mourinho, que no gusta de dar conferencias de prensa, que las da porque lo obligan, ha dicho, se libró de la previa por solicitud del club de suspenderla en atención al dolor por las víctimas del atentado.

Sigue la cacería.

Víctimas por conducta propia han sido jugadores durante la temporada por la llegada del fisco. Tocó a Di María y Pastore, cuyos domicilios fueron allanados. El caso de Neymar regresó con la detención de Sandro Rossel. Se acusa al presidente que llevó al brasileño al Barcelona, de haber blanqueado dinero en la operación por la que el jugador aún tiene la vista legal. La secuela es larga. Rossel era el encargado de contratos publicitarios de la selección de Brasil cuando Ricardo Texeira era presidente de la Cbf. Se investigó una relación oscura entre la Canarinha y un patrocinador. Texeira impidió la investigación, y hoy don Ricardo está sumido en el escándalo de corrupción de Fifa, junto con su sucesor, a quien él eligió, José Juan Marín. Este se encuentra en espera de proceso. Texeira apresta su propia defensa, y Rossel también. La ruta áun puede conducir hacia Neymar.

Efemérides:

Nacen Pichichi, Pastoriza, Trossero, Sanchís, hijo; fallece Sígfrid Gracia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s