Europa league 16-17. Final. Ajax 0 Manchester United 2. Una Final para el renacimiento.

Sobresalió la manera sobre el estilo, la experiencia contra la inedición en Finales, y el manejo del balón hizo falta en un Ajax que lo tuvo sin poseerlo y hasta el 86’ Manchester dibujó el contragolpe que planeó, pero era para la postilla cuando se hacía pared para un equipo juvenil y deseoso, pero pequeño para estos encuentros.

             Final para un posible resurgimiento en épocas con nuevos técnicos.

             Ajax, más nervioso por juventud, sin las dudas que plantea el mecano de Mourinho.

             Nada tenían que guardarse los Lanceros, y el Especial relegó figuras.

             Mourinho le movió las piezas a Bosz y se mantuvo invicto en Finales europeas.

             Ajax no se apropió del balón, sino que se lo dejaron y no tuvo malicia con él.

             Cada cual hizo su dignidad, pero la moral no da trofeos.

Era el partido para volver al mayor escenario europeo, por la puerta lateral. Para el resurgimiento internacional de un gigante en ayuno de estos trofeos. 21 años después, Ajax regresó a una Final europea con la ilusión y el nerviosismo, reconocido por su técnico en la víspera, de aquel equipo de imberbes que en Viena derrotó al colosal Milan. Hoy, el rival también era de abolengo. Tan grande como el de los Lanceros. Imbuido por el carácter de insaciable ganador de copas de José Mourinho. El Especial sentó su cátedra. Ajax gusta de tener el balón es estilo lo suyo. Y Mourinho lo consintió dejándoselo sin que los niños supieran tratarlo, porque tener no es poseer, y anotando en pasajes puntuales, surgió un partido anhelado por Manchester. No en absoluto, porque el contragolpe que ideó concediendo al Ajax el balón, sin que los Lanceros hicieran allanamiento, lo vio hasta el 86’ cuando Lingard se pegó una carrera de esas que parecen interminables y campo no le faltó ni le sobró; Sánchez le cortó su disparo ante Onana.

Se había ya visto todo. Incluida la confirmación, o justificación, de las contrataciones de Mourinho. Pogba y Mkitharyan tuvieron una temporada mediocre. Pero demostraron ser para estos partidos, aunque el armenio sufrió y desesperó con Veltman hasta llegar al golpe y pretexto para una segunda amarilla ofreció. El francés, en cambio, pegó una patada de más de cien millones de euros. Tres temporadas atrás, Bale llegó al Real Madrid rompiendo la marca de transferencias. Su temporada gris concluyó con el gol que eventualmente valió la Copa de Europa. Pogba, su sucesor en el liderato de la transferencia más cara, vivió lo mismo. Su gol lo orientó hacia el convencimiento sobre su importancia en el sistema.

Ajax fue voluntad nada más, pero alertó. El segundo tiempo lo jugó Mourinho con Rashford intercambiado con Mata. Del toque raso del español, a la penetración del inglés sin buscarle sustituto a Juanito en la posición de ‘9’ donde él estuvo testimonial. Fellaini, ubicado como ‘6’, ejerció la función del punta que solicitaba el sistema. Cabecear. Tuvo así el 3-0que Onana resistió.

Tenía un por qué emotivo mantener a Mata como ‘9’ estéril. Con el resultado encarrilado, cambiarlo por Rooney y devolverle a Wayne la capitanía. Por una vez. Quizá su última en el club, para que levantara la Copa que cierra una época, marcada con Carrick en el banco, y abrir un futuro incierto, pero hoy se disfruta el momento con la Copa que faltaba en el palmarés del United.

Análisis.

Impotencia. Ajax tuvo el balón sin saber tratarlo. Se enredó en la telaraña roja sin relevo para el jugador capturado.

Sorpresivos. Sacó Manchester la jugada impensada en los goles. Pogba, solitario, soltó la pierna y desvió Sánchez,  y Mktharyan reorientó el reate de Smalling. Los dos balones vencieron a un Onana ya lanzado.

Rotaciones. Con ellas gana Mourinho. Colocó a Mata en la punta para con Rashford abrir a Riedewald y entregó la izquierda a Lingard para oponerlo al sólido Veltman.

Alterno. Le sobró un jugador a Mou. El ‘9’. Fellaini lo suplió con cabezazos. El partido estaba ya en contener a un Ajax voluntarioso, no impetuoso.

Desestimado. De un ataque lancero, surgió el contragolpe planeado por el United. No era necesario (86’.) El partido estaba jugado.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s