Champions league 16-17. Final. Juventus 1 Real Madrid 4. Dos historias bien conocidas.

Firmó Allegri su imagen en una Juventus provocadora de un roce de titanes en el primer tiempo, pero el segundo, desde la salida, vio un cataclismo en el equipo italiano, golpeando y faltando en sus coberturas, y como lo hace esta Juve, una ráfaga de dos goles inició una de las grandes debacles en Las Finales, con una variación nueva de Zidane con Isco.

             No hubo promesa de ganador con el empate parcial en un duelo de titanes.

             Cundo Zidane le encontró sitio a Isco en un 4-4-2, el partido del Madrid tomó forma.

             Con el partido sin decisión, el Real varió para hacer defecto las virtudes de la rutina de la Juve.

             Ronaldo rompió su gafe de no lucir en Finales e Higuaín continuó el suyo en ellas.

             Desesperación, no sobriedad, fueron los cambios de Allegri.

             Los de Zidane, para dirigir a los jugadores hacia el pasillo de las medallas doradas.

             Las Finales de la Copa de Europa son aparte. En ellas el poder suele palidecer cuando máquinas semi perfectas enfrentan la unicidad que no tuvieron en el dominio de series a dos vueltas. Hay que plantear en otro texto el por qué le sucede permanentemente a Juentus. La Vieja Dama no rivalizó  en la víspera el favoritismo del Madrid. Se lo facturó al Merengue con 15’ de destreza táctica y estratégica. Los primeros del partido. Allegri olvidó el 4-2-3-1 de sus éxitos e invictos en la segunda parte de la temporada. Era un esquema para emparejarse en hombres en el mediocampo, pero con su 3-4-3 pensó en Isco. El malagueño fue la personalidad mítica a la que aferró el Madrid para ganar hoy. Estaba Ronaldo, el escondido en Finales europeas con clubes y selección, pero en la concepción táctica de Zidane, Francisco era el estelar. Le encontró sitio hasta el segundo tiempo. Antes, la compactación de la Juventus no permitió la aparición del artista. Por la presión, este no podía retener. Lo obligaron a pensar rápido sin dejarlo idear en la lucha de la disciplina contra la espontaneidad. Resolvió Zidane saliendo en el segundo tiempo con el 4-4-2 variado. Ahora era un cuadrado con Isco interior izquierdo, y Kroos doble ‘5’. Con esto cerró más los conductos para Dybala y sustituyó la organización de Casemiro si este perseguía al argentino. Por primera vez en muchos partidos, Zinedine puso seguridad en la contención como premisa, con el doble medio centro. Con Isco abrió la banda de Marcelo. Dani Alves ató a su paisano y Alarcón organizó la danza. Por allí reestructuró Allegi. Cuadrado hizo el 4-2-3-1 para ser doble largo delante de Alves, pero lo castigó el oficio de Ramos, quien motivó su expulsión. Marchisio entró porque Pjanic, quien solicitaba la expulsión para sí, se resintió de una rodilla. El bosnio fue otro perdedor en la compaginación de los esquemas. Quedó ante Modric. Khedira frente a Kroos, y Manduzkic también se vio con Luka en los duelos de coterráneos. Lemina, el continuo cambio para mantener el ataque, fuera hora de auxilio. Mucho para un joven  sustituto de un Dybala al que quedó holgada la Final. Lemina quedó cerca de Varane, otro encuentro nacional.

Palidecieron las virtudes de Juventus con el ajuste hecho por Zidane con aquel 4-4-2. Los laterales bianconeri, sólidos todo el campeonato, quizá reclamando sitio en el equipo del torneo, jugaron otro partido. Quedaron descobijados y en el uno a uno, Alves vio al creativo o al goleador a sus espaldas, y Sandro  era desbordado.

En el choque de hombres contra inmaduros en esta instancia, Juventus se propuso no repetir lo que hizo en la Final 14-15 cuando perdió contra un Barcelona, de dejar que el rival tocara. Reconoció que entonces se dejó avasallar. Y tenía a Pogba, Pirlo, Vidal y Tévez. Aquella evz enfrentó a un conjunto sin fisuras mientras tuviera este el balón. Hoy la Juve no cedió este. Se lo expropiaron y el carácter combativo de que Allegri imbuyó al equipo no se vio por la carencia del útil.

Real Madrid sabía que con poco balón la Signora proponía un destino fatal. El primer tiempo lo evidenció. 4 remates bianconeri. Todos a puerta. En el segundo, sólo 1. Cruzado. Iban 81’ y las estadistricas comenzaban a ser incineradas por un Madrid de siempre ante una Juventus eterna. La vieja escuela italiana, contemporaneizada se vio falta de la táctica anti crack que originó su mayor desarrollo. No encontró a la individualidad mítica del Madrid y se vio la mejor exhibición colectiva en una Final, quizá desde que el Real arrolló al Eintracht de Fráncfort para ganar su quinta Copa (59-60.)

La duodécima tendrá que pedir, como aquella, cupo en las videotecas. Con 45’ que le den.

Análisis.

I Fundamento. La Final se decidió acaso, en los 15’ iniciales, cuando Juventus quiso combatir y fue dominadora, absoluta. 3 bloqueos de Navas, que evitaron la apertura del marcador, pusieron al Madrid en el partido ante un equipo que gana muchos partidos anotando doble en pocos minutos.

II Cancelación. Zidane dio continuidad a su táctica con mayor margen para improvisar, y sin el 4-3-3 no exponerse al contragolpe, pero Juventus hizo su 3-4-3 para no dejar moverse a Isco y no permitir así la activación blanca. Esquema 1.

III Paredes. No consideró Juventus las asociaciones de Carvajal. Cuando la Dama creyó a Ronaldo en la telaraña, lo perdió en la apertura de este a Daniel, quien lo encontró liberado en la devolución. 0-1.

IV Asimetría. La que encuentra Juventus colocando rematadores en cada zona. El Madrid los marcó a todos en la escena del 1-1, pero Higuaín habilitó al no poder rematar. Ramos se fue a por Dybala, que entro solitario, y descubrió al par que cerró sobre Mandzukic que sacó un remate que una marca reforzada no evitaba. Golazo.

V Variación. Tenía Zidane margen para el ajuste definitivo. Allegri sólo tenía una opción, y de marcador dependía si sería desesperada o por rutina. La escoración de Isco hacia el 4-4-2 con cuadrado, activó al malagueño y salió el partido de posesión y paseo que pretendió el Real con él.

VI Arcabuces. La otra llave funcionó al fin. La defensa italiana había estado inmutable ante la media distancia, pero al rechazar salía en línea sin protegerse con sus escudos. Así, Casemiro pegó libre el 1-2.

VII Descubiertos. Y Ronaldo el 1-3. Por esa salida no se aplicó cobertura y Sandro, aplaudido todo el torneo por clausurar su banda, se vio desbordado y nadie cerró por el centro para marcar.

VIII Combinación. Se juntaron los dos hechos anteriores para el 1-4. Marcelo, por esa falta de cobertura, hizo lo que Benzema contra el Atlético en la semifinal. Equilibrista sobre la última línea, asistió y remate en un espacio muy amplio.

IX Reajuste. Había vuelto a modificar Zidane. Para continuar haciendo defecto la virtud de la solidez juventina por las bandas. 4-5-1, vuelta al trivote, con Bale e Isco extremos y Cristiano ‘9’.  Asensio entro por Francisco y Morata volvió al 4-4-2 con Modric y Casemiro contenciones.

X Desesperación. Allegri no había estado en la situación durante la temporada. Cuadrado es para explotar la banda Marchisio para comerse el medio y Lemina para ganar minutos, no para resolver. Ninguno cumplió dentro de la desesperación, y los cambios de Zidane fueron para vitorear por anticipado a los que salieron.

Uno por uno.

Juventus                                                                                                                                                       Real Madrid

Buffon. Acribillado. Nada que reclamarle. Dos desvíos los vencieron cuando estaba rifado.

Portero

Navas. Inconmovible. Ya no pecó en el gol y se reivindicó en un rebote que concedió (3’).
Barzagli. Atento. Barrió; el único que daba cobertura. Central derecho

Lateral derecho

Carvajal. Rijoso. Peleó tanto con sus ofensivas como con el reclamo. Fuerte en defensa  ataque.
Bonucci. Impasible. Recibió la metralla y demoró la consumación de la goleada con un cruce a Bale (79’). Líbero

Central derecho

Ramos. Oficioso. Siguió el guion de dejar su zona y se cargó a Cuadrado al dejarse caer.
Chiellini. Desubicado. No tuvo el parado anticipado que suele, y vio de cerca los dos últimos goles. Central izquierdo Varane. Cumplidor. También cumplió con la disciplina de no moverse, aunque alguna asistencia intentó con el 1-3.
Alves. Desgastado. Se acabó en el uno a uno con Marcelo. No atacó y la derrota sucedió por su espalda. Medio derecho

Lateral izquierdo

Marcelo. Controlado. Apareció con la variación a 4-4-2 y asistió el 1-4.
Khedira. Callado. Poca fuerza organizativa y escaso regreso para tapar huecos. Medio centro derecho

Medio derecho

Modric. Obrero. Se vistió de gala en el 1-3. Su juego oscuro cortó a la Juventus.
Pjanic. Desesperado. Cayó en el juego de roces; perdió su equilibrio y se acercaba a la expulsión. Medio centro izquierdo

 

Medio centro

 

 

Casemiro. Despierto. No perdió ante Dybala y estuvo expectante del a media distancia. La tomó con confianza para marcar. Había dado aviso con el partido complicado (44’.)
Sandro. Desconocido. Con él arrastraron a la tumba al equipo. Perdió en los uno a uno, en los que era insuperable. Medio izquiero

Media punta

Isco. Decisivo. Con su paso a interior surgió su versión y el Madrid no perdió en nada al mantener el balón.
Dybala. Ausente. Un escape en el primer tiempo, que no trascendió, y no se le volvió a ver hasta que salió. Delantero derecho

 

Medio izquierdo

Kroos. Auxiliar. Hizo doble contención y cuidó a Casemiro. Fluyó el juego el el segundo tiempo.
Higuaín. Desapercibido. Asistió el gol, pero se encerró en el área sin ayudar a acarrear juego.  

Delantero centro

 

Delantero derecho

 

 

Ronaldo. Lector. Leyó el partido entre la mole bianconera para firmar sus goles. Debía una Final.
Mandzukic.  Orfebre. Talló uno de los goles de la historia de las Finales, y no faltó a su trabajo de ir y venir. En el segundo tiempo decreció. Es de equipo, no de los que suelen decidir un partido. Delantero izquierdo Benzema. Escurridizo. Se desgastó en abrir defensas para asistir. Le perdieron la marca.

10 genial 9 excelente 8 muy bien 7 notable 6 correcto 5 flojo 4 deficiente 3 desapercibido.

Cambios

Cuadrado. Impetuoso. Entró para recibir dos tarjetas. No entró en su juego de correr y penetrar. Medio derecho

 

Bale. Empeñoso. Entró a golear. Le bloquearon el gol, pero mantuvo el juego en ataque,
Marchisio. Nulo. No se hizo uno con Khedira ni por sí mismo para organizar, porque no le dieron balón ni lo recuperó. Medio centro izquierdo

Medio izquierdo

 

Asensio. Infalible. Lo suyo es entrar y meter gol. Mantuvo la disciplina táctica y la fuerza del equipo en ataque.
Lemina. Solicitado. Para salvar el partido. Nunca lo hizo antes y su entrada denotó la desesperación. Apenas vio balón. Mediapunta

Delantero derecho

Morata. Desconsolado. No se le vio gusto. Llevó con presencia sus minutos.

Otros suplentes

Neto

Portero

Casilla
Lichtsteiner

Lateral derecho  

Danil
Benatia

Central

Nacho
Asamoah Lateral izquierdo

Medio

Kovacic

 

Massimiliano Allegri.  Limitado. No tuvo opciones, en el minuto que hizo su primer cambio, o hace para cerrar y no supo invertirlo para remontar. Diezmado, no tuvo jugadores para recuperar.

Director técnico.

 

Zinedine Zidane. Inagotable. Se guardó la variante definitiva cuando parecía no tener qué exhibir. El cambio del rombo al cuadrado le dio el partido de toque, posesión y pase que pretendió con Isco.

Árbitros.

Brych. Permisivo. Puso impunidad de cobro y tarjetas. A Ronaldo no lo amonestó por dejare caer (23’), y expulsó por un toque inofensivo.

Central

 

Suplente: Kassai.
Borsch. Inadvertido.

Líneas

Lupp. No indicó que Ramos realizó histrionismo y eso lo hizo cómplice de la expulsión.
Fritz. Pintado.

Fondos

Dankert. Pintado.

Suplente: Mázic.

Números, datos y anécdotas de Finales.

Para más, ver Gaceta 855.

Buffon, entre los jugadores con más derrotas.

Juventus se distanció como el más perdedor.

Sturaro y Pjaca, más jugadores que no estuvieron por lesión. Rugani era duda.

Pjanic, otro de los que salieron por lesión.

Bale, 5 en ganar la Copa en su ciudad natal.

Real Madrid se ratificó como el más ganador de títulos internacionales y tiene ocasión de 2 más.

Su presidente asciende entre los más exitosos con esos trofeos.

Ronaldo, único con gol en 3 Finales (07-08 Manchester United; 13-14 y 16-17 Real Madrid. En 15-16 no anotó.)

También:

Goles más tardíos.

Jugadores que entraron de cambio y anotaron.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s