Gaceta fútbol. 863

Más sobre el formato de las eliminatorias del Mundial…Jornada europea…En Concacaf…En Oceanía…Capello a China.

Se acerca el final de días eliminatorios, y, para un club, posiblemente de angustia.

El tema es para todos.

No sólo en Europa. El formato de las eliminatorias mundialistas no resiste más en favor de la competitividad. El segundo clásico de la jornada –ayer fue Escocia contra Inglaterra- ratificó que en Concacaf se padece de los mismo. Un puntero alejado, y competencia por dos cupos más en la Copa Mundial. Y queda uno para el repechaje. El progreso está hacia otra parte. No hacia la competencia, tuteando al poder, sino en la permanente oposición al fútbol de ataque, con edificaciones defensivas que generan un texto de contención, corte y ruptura; de reventar el balón. Es lo que están dejando, más que en otro tiempo, quizás, las clasificatorias. El fútbol progresa desde atrás, sin viso de desarrollo a corto plazo. Mientras se contenga, como acaba de hacer Estados Unidos en el Azteca, al líder –que en el caso de los Ratones Verdes no es hablar del poderoso o el más fuerte-, se acepta ya para patente un modo de juego. Así lo están haciendo y lo han hecho mucho en Europa; en todos los tiempos de las eliminatorias.

Si en el Viejo Continente tendrán la Liga de Naciones para obtener menos desequilibrio y una alta competencia, en Concacaf sólo se tendrá la ampliación de calificados con el aumento a 48 en la Copa del Mundo, y eso distribuirá los poderes en la eliminatoria de la zona. No se sabe el formato que se empleará para obtener a los calificados, allí. Se avizora, sin embargo, menos oposición para los menos débiles del área, y el supuesto progreso de las selecciones de la Confederación seguirán en su permanente proceso e intención. La competencia es del 2 hacia abajo en cada grupo europeo y en el hexagonal de Concacaf. Oceanía mejoró un poco con el cambio de Australia a Asia. En otras confederaciones hay que aguantar porque la idea del Tri de mudarse a Conmebol es rechazada por esta.

Todo igual.

Sin más, pasó la fecha europea. España e Italia no se soltaron en la punta de un grupo que se emparejó debajo de ellas con el triunfo de Albania en Israel. Estas dos quedaron con 9 puntos. Aquellas con 16. Sólo empates tuvo el grupo D. Islandia ganó a Croacia y la emparejó en la cima (13). Ucrania y Turquía se acercaron con victorias (11.)

 Otro salvador.

Dos días atrás se escribió de Lippi, Advocaat y Sampaoli. Los tres fueron solicitados para selecciones que apuntaban hacia el desahucio en las eliminatorias. Aún o hacen. Un cuarto en eso fue Bruce Arena. En su segunda etapa con Estados Unidos devolvió a la selección al protagonismo en su zona. El empate en Méjico enseñó cómo rescataba al equipo. No jugará siempre así. Lo de hoy era ocasional. No por tratarse del clásico. Era por necesidad. Tampoco era por el escenario. Una aplicación rocosa. Insensible a toda manera estética y pensante. Fue un juego de contener y reventar, esperando con esto la asistencia al azar. Pero es futbolísticamente correcto si se obtiene el resultado deseado. El triunfo no fue despreciado. Se tuvo en el remate de Pulisic en el 87’. El empate era el objetivo primario, acaso, y el dispositivo de Bruce no tiene reproche, en donde la posición en la tabla no importa si se califica. Lo importante es la presencia en cuartos de final en el Mundial, que las selecciones de Concacaf ya juegan a veces.

A escribir historia de la buena.

Papúa Nueva Guinea perdió con Islas Salomón. Estas se emparejaron en 6 puntos con Tahití. Aquella quedó con 3 y para calificar al repechaje continental necesita vencer por al menos 5 goles a las Salomón el martes.

En una historia que tiene resultados no registrados en bases de datos, Papúa sólo ganó al menos por ese margen dos veces en el siglo. 8-0 a Samoa en la Copa de Naciones en 2016, y 0-10 a Samoa Americana en la eliminatoria para ese torneo en 2004.

Desobediencia a la crisis.

Tanto margen como el cheque que extendió Jiangsu para Fabio Capello. A sus setenta años, el italiano tomó el último gran contrato de su carrera; con mucha posibilidad. Chi Yon-soo dejó el cargo con el equipo eliminado de la Champions y mirando el descenso.

Desoyó el club la petición de no derrochar y el contrato del italiano es comparado con el de las figuras que reventaron las cuentas bancarias de la Superliga.

Un nombre que era garantía hasta su paso como seleccionador. Con Inglaterra y Rusia, no satisfizo. En clubes es intratable. Lippi abrió la expectativa de italianos con Guangzhou, al que hizo campeón de Asia.

La disciplina y disposición para aprender del jugador chino, recibe una oportunidad de calidad con los métodos de don Fabio.

Efemérides:

Nace Eulogio Martínez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s