Panóptico. 100

La semana de cumpleaños de Trump…Afectados por la peatonalización en centro de Morelia…Cuchillos.

La América que él anheló.

Desde que fue electo, siempre ha sido la semana de Donald Trump. Un experto en atraer atención, convertido en el hombre con más poder en el planeta. Se leyó en la semana un artículo en una revista de El País, acerca de la distracción que Trudeau y Macron hacen con sus publicaciones virales, de asuntos de importancia. De aquellos para los que los contrató el pueblo. Con Trump no se puede. Enciende al mundo con en tuiter, y mantiene la atención, y la tensión en cada frente.

Su presencia en la trama rusa le acercó el papel estelar en la investigación cuando el fiscal que él nombró para el caso, lo señaló involucrado en ella, poco después de que Trump y Comay se acusaron de mentirosos en el contencioso que llevan por del despido del ex director del Fbi, proceso ligado a la trama.

No era lo que prometía la semana. Inició con una invitación a Modi, para que visitara la Casa Blanca. Cuando Trumpo fue electo, La India fue de su atención inmediata; buscando establecer, o reestablecer, conexiones comerciales con el país asiático. Y por esas horas, The Guardian publicaba cómo Ivanka tiene esclavizadas a empleadas de sus fábricas de ropa en Indonesia.

De paso, un nuevo “Julio César”, montado en Broadway, cotejaba al presidente estadounidense con el personaje de Shakespeare.

Y The New York Times recalcaba las vidas facturadas por la guerra hecha por Donald en Asia.

De nada de lo contado se distrae la atención sobre Trump. Hasta en el teatro, en los escenarios más insospechados tocados jamás por un presidente de altura, se le concede. No se le puede ignorar. Él es el centro de movimiento de un mundo que se mueve de acuerdo a sus designios; los de Donald.

Cada día aumenta la trascendencia. Había deshecho el Obamacare, y siguió con Cuba. Su acto de la semana consistió en volver a estrechar lo que Obama abrió. Las relaciones con Cuba verían disminuidos los vuelos comerciales entre Estados Unidos y la Isla. Eran la vía mediante la que Obama abría la relación.

Había pasado el tiroteo sobre congresistas, una semana antes de volver a tratar la ley sobre posesión de armas. Aquello de que no son estas, sino quien la usa, lo que daña, es irrebatible cuando la posesión es para defensa; no para disparar por gusto.

Si tuvo o no tiempo de apagar las velas de su pastel, no es de importancia para un mundo que ya no resiste guardarse el temor por tenerlo como el hombre que lo conduce.

En donde ya no hay aceras.

Ya no es importante la fecha en que se terminen las obras para hacer peatonal una parte del primer cuadro en Morelia. Siendo irreversibles los trabajos, los conductores los sufren desde que comenzaron. Para ellos, el cierre de calles fue el comienzo de la nueva etapa. Todo era en favor del peatón, y este es el que lo sufre ahora. No hay seña de cuándo se concluyan las obras, y el material disperso por arterias que antes fueron acera en una parte y asfalto en otra, obstaculizan caminar. Atrás del antiguo Convento Tridentino, es necesario bajar de la acera sur para continuar el andar, y, hacia el ponente, se encuentra quien camina, con obras de un edificio que por ese lado sólo permite andar por el asfalto; en un tramo, sin protección ante los vehículos.

Y falta saber en beneficio de quién se está clausurando la calle a un costado del ex convento. La que tiene entrada burocrática, siempre resguardada y de vigilancia reforzada cuando hay protocolos. Entonces, la fuerza pública la mantiene bloqueada al paso peatonal.

Andan filosos.

             En el otro gran evento mundial de la semana, Estados Unidos también apareció. Había prohibido el revestimiento que se usó en el edificio que se incendió en Londres, y May propone investigar la causa. No vaya a ser que el Estado Islámico lo haya provocado.

Le mantiene sus miedos a los ingleses. Un nuevo sospechoso apareció en las puertas del Westminster. Con un cuchillo. Con uno, le dio un varó a otro que no quiso concederle un cigarro, en Australia.

Y con los de la portación de armas, Australia se apresta. Delatan que el sistema que las habilita no es el adecuado en Nueva Galés del Sur, y senadores apresuran a Trump a que Estados Unidos venda armas a Taiwán antes de una reunión entre territorios chinos. Ya se sabe que esta isla es más aliada de los gringos que de China.

Todo lo que tiene por protagonista a Estados Unidos y Reino Unido, sale por el mundo.

La mujer de la semana es Beata Szydlo, con su discurso que puso a Auschwitz como inicio de la situación que se vive hoy en Europa con la crisis migratoria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s