Elecciones generales 2018. Italia, un ensayo definitivo.

Las elecciones para el senado quedaron inhibidas por unas parlamentarias que marcan, quizás, el último ensayo para medir la magnitud de la batalla entre las fuerzas que debaten la gran política europea, con la más fuerte resistencia del establecido ante el llamado populismo.

Regala un aserto Massimo D’ Alema, ex primer ministro de Italia y figura clave durante décadas en los procesos electorales en el país de la Bota, al decir que nadie sabe lo que pasara tras las elecciones del domingo 4. Eso, porque la afirmar él que estas son las elecciones más confusas en la historia de Italia, la incertidumbre sobre el no saber lo que ocurrirá a partir del día 5, va implícita en esas palabras. No hay elección tan cerrada que no se guarde todas sus promesas, aunque el electorado conozca una a medias.

Una imaginaria, y se cree que muy posible victoria de una alianza centro-derecha, entregaría un futuro conocido. Marcaría la vuelta al poder, indirectamente, de Silvio Berlusconi, un hombre que se ha valido de todas las posibilidades para asegurarse la victoria, mediante su partido, en las parlamentarias.

El cambio del modo electoral, que hará circular los votos en sinergia entre un candidato y su alianza, y viceversa, en aras de ayudar a una candidatura a obtener el cuarenta por ciento de los votos, lo mínimo, para ganar, puso una manera dominada por Berlusconi, maestro en hacer alianzas, las que en los periodos recientes, han sacado al parlamento de manera no tan reprochable como ve el electorado la situación política en el país previo al 4 de marzo.

El blog Presidential power, aplicó una fórmula matemática particular para medir la magnitud de conflicto entre el presidente y el gabinete en un país con sistema parlamentario. Toma los doce periodos anteriores de gobierno en Italia para el ejercicio. En ocho, la magnitud de conflicto es baja. En las otras cuatro, alta. En esas cuatro, el mandatario era Berlusconi.

Pero de los trece primeros ministros anteriores, don Silvio ha sido el único que cumplió el periodo de cinco años, y su acumulado de nueve años en el cargo, sólo es superado por los años en que Benito Mussolini se sentó allí.

Acudió Berlusconi a una estrategia clave para atraerse el triunfo. Antonio Tajani, desde su puesto de presidente del parlamento europeo, había advertido que el descontento hacia el voto favorecía al populismo, y eso ponía en peligro la estabilidad del país.

Berlusconi lo convenció de que fuera el candidato de su partido, el de Silvio, Forza Italia. Aunque este está catalogado como un partido con ideología populista, la alianza que pudiera establecer como centro-derecha, lo mantuvo líder en las encuestas conforme se acercaba la fecha de las elecciones.

Al día, una encuesta de Bloomerang entre economistas, pone treinta y ocho por ciento de probabilidades de un parlamento sin mayoría; treinta y tres de que lo tome una alianza entre Forza Italia y el Partido democrático, centro-izquierda, de Mateo Renzi, el primer ministro destituido por el referendo de 2016, y a quien se asoció desde aquellos días con el desplome de la izquierda.

La encuesta otorga veintidós por ciento de posibilidad a un triunfo del centro derecha, y ocho por ciento al Movimiento Cinco Estrellas.

La encuesta que más recientemente salió, pone, con treinta y seis por ciento de estimación, a la coalición centro-derecha; veintiocho al Partido democrático y sus aliados, y veintisiete por ciento a Cinco Estrellas.

La oposición aparece, así, reforzada dos días antes de la jornada, con alertas para Europa en los apartados más sensibles. El líder de Cinco Estrellas, Ligi Di Maio, de treinta y un años, los mismos que Sebastian Kurz, el presidente más joven en la historia de Europa, y ocho menos que Macron, el más joven en Francia después de Napoleón, promueve la exaltación del nacionalismo, y busca su electorado entre la gente indecisa, sobre todo la joven, la cual, piensa, no tiene preferencia por algún partido porque estos no le cumplen sus expectativas.

Con menos de una semana por esperar, la maquinaria de propaganda rusa tomó titulares con el tema de la inmigración. Di Maio no parece contento con que Italia se esté convirtiendo en un campo de refugiados, y pide atender a situación del éxodo de gente de Libia hacia Europa, idea emparejada con una de Macron.

La Liga del Norte, liderada por Matteo Salvini, forma en la gran alianza de Berlusconi, y es señalada como xenófoba. El asesinato de al menos seis personas de color en febrero tres, fue asociada a las campañas, y la activación de los medios rusos se vio en favor de la alianza de Berlusconi, tomando el tema migratorio como bandera.

Berlusconi y los partidos aliados al suyo, gozan de la preferencia de Putin, cuya amistad con Berlusconi ha sido promovida desde hace tiempo, y de acuerdo a un reporte fresco en The New York Times, Rusia espera victoria de esos amigos en su intención de continuar dividiendo Europa, y balancear la relación con Estados Unidos, país entre el cual y Rusia, Silvio se ofreció como un puente, dice la nota.

El cierre de industrias, y la brecha entre el Norte y el Sur, los temas que tal vez interesan más al electorado de a pie, parecen quedar relegados ante la manera en que los candidatos han desbordado el de la inmigración, y el de servir a un aliado extranjero.

El auge del populismo entra a la jornada condenado por las encuestas más recientes, aunque, siguiendo a Tajani, la indecisión, que está en alrededor de un treinta por ciento del electorado, podría firmar la sorpresa aunque sea demorando el resultado con una próorga, que podría incluir la repetición de las elecciones.

Sólo el triunfo de la alianza de Berlusconi, a la que, contaba El País, faltaba un millón de votos a una semana de las elecciones, lo evitaría.

Anuncios

2 comentarios en “Elecciones generales 2018. Italia, un ensayo definitivo.

  1. Pingback: Panóptico. 241 | Panoptismos

  2. Pingback: Elecciones 2018. Italia, el aliado inesperado. | Panoptismos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s