Elecciones regionales 2018. Baviera.

Por un modelo de coalición contra la derecha.

Una veleidad para Angela Merkel se presenta en la jornada del 14 de octubre, con una elección en la que el partido a derrotar puede ser uno de porcentaje modesto en las preferencias.

 La división entre los aliados Csu y Cdu, orienta expectativas hacia la oposición de la derecha, pero se atisba ambigüedad favorable para Merkel.

 La migración, y más la identidad y la tradición regionales y nacionales, suben al estrado de jueces.

           El modelo de coalición que se busca en Europa, bajo examinación en estos comicios.

 Supervivencia para la canciller o tope a la oposición que representa el Afd.

Una elección regional con categoría europea. En Baviera se fraguaron los grandes triunfos del partido que tiene la titularidad en la cancillería mediante la alianza con el Christian social union in Baviera (Csu), sociedad quebrada por el recurso que Angela Merkel tomó como sostén de su mandato, comprometiendo electores del Social democratic party of Germany (Spd).

Haberse puesto la canciller en favor de la migración decreció las preferencias sobre su persona, y en automático las del Spd, que ya se habían puesto a la baja cuando Merkel no consiguió el gobierno de coalición que necesitaba, al no haber obtenido el margen para evitar buscar una alianza en las elecciones que la ratificaron en su cargo el 3 de septiembre de 2017.

Con el reproche de la encuesta que la dejaba con el cuarenta y dos por ciento del público en su favor, tuvo que pactar la alianza con el rival al que derrotó en la elección por la cancillería, el Partido social demócrata.

La postura de Merkel ante los migrantes, la distanció del Csu, que perdía electores en favor de Alternative for Germany (Afd), el partido de extrema derecha que en su periodo de debut en el Bundestag, es el beneficiario inicial por la división entre los dos partidos que han dominado la política alemana con mucho respaldo de Baviera.

Después de la Segunda guerra mundial, el binomio Cdu-Csu ha obtenido entre el veinte y el treinta por ciento de los votos para elecciones nacionales en Baviera, región que se hace más clave en las elecciones del día 14 por el efecto que la división pudiera tener en el ascenso del Afd, y lo que aporte para el modelo de coaliciones que se busca en el continente.

El esquema lo dibujan dos situaciones. El debilitamiento de las fuerzas políticas tradicionales que impulsa el avance de la extrema derecha, y el factor del nativismo. Para lo primero, se remite al blog Elecciones en Alemania, sobre cómo funciona la maquinaria de propaganda de la derecha en el país (igual que otros), consiguiendo que público y medios hablen de lo que a esa corriente le interesa.

En Alemania sus temas son, publica el blog, “migración y criminalidad, refugiados y terrorismo, sobre extranjeros y amenaza”, y los proyecta a partir de cuatro aspectos: El anticipo coordinado, que le permite determinar el marco en el cual se dará el debate; la desinformación calificada, mediante la que legitima su relato; el chivo expiatorio à la carte, para reforzar la victimización y demonizar al enemigo de turno; y la provocación estratégica, una herramienta vital para posicionarse respecto del resto de los actores políticos.

El factor del nativismo lo propuso Eu Observer con la analogía que hizo de estas elecciones con las generales de Suecia el mes anterior, en las que la inquietud también lo ponía la presencia de la derecha. Menciona una encuesta en la que gente parcial del Afd cree que hoy en Alemania vive peor que hace cincuenta años, mientras que gente de al menos cincuenta años de edad, piensa que la cultura alemana es superior.

Ansbach, ciudad bávara de alrededor de treinta mil habitantes, toma referencia sobre el valor de la identidad y la tradición en análisis de Deutsche Welle. Tradition may no longer be enough, escribe el medio y recoge de un sacerdote sentencias como “Many people don’t recognize anything of themselves in Mrs. Merkel or the CSU”, “People today are more critical. They don’t just vote for a party out of tradition. They’re asking themselves: Can I even still vote for this party?” “Many people don’t recognize anything of themselves in Mrs. Merkel or the CSU”, y que los conservativos bavaros sufrieron por su asociación con el partido de Merkel.

En Ansbach, el Afd obtuvo en las elecciones anteriores el once punto ocho por ciento de los votos, apenas debajo de su media nacional, porcentaje que lo pone como un adversario de reserva en Baviera, porque, además, los electores que se atrajo desde el Cdu, llevaron a este a su mayor debilidad en la post guerra.

La encuesta más reciente lo tenía con el treinta y tres por ciento de las preferencias; aún líder, y con las inquietudes de las coaliciones. Por estas es que Dw ve por los lados de la victoria o de la derrota el éxito de Merkel por alianza que buscaría su partido con la sociedad de Alliance 90-The Greens (Grüne) y el Free democratic party (Fdp), alianza que acumularía el treinta y dos punto cinco por ciento de los votos, pero nota Dw que  la única alianza de dos partidos que conseguiría mayoría estable es la del Cdu (Negros, por el color de su logotipo) con los Greens (cincuenta y uno por ciento).

Süddeutsche Zeitung ve posible una alianza sin el Cdu. La conformarían Spd (Rojos), Free voters (Freie wähler; Anaranjados), Greens (Verdes) y Fdp (Amarillos), acumulando el cuarenta y seis por ciento. Matemáticamente posible, pero tal alianza de gobierno es considerada poco probable. Solo una cosa parece cierta: el tiempo del gobierno único de la CSU ha terminado.

De acuerdo con estas cifras, como una coalición bipartidista de seguridad matemática, solo serían posibles el negro y el verde. Para una coalición de CSU y votantes libres o una alianza de CSU y SPD, no sería suficiente de acuerdo con esta encuesta; sin embargo, las peculiaridades del sufragio bávaro podrían llevar a la mayoría de estas coaliciones, como predice la ARD. El trasfondo es que en Baviera se suman los votos primero y segundo para determinar la distribución de escaños en el parlamento estatal. En la elección general, esto es diferente, hay un segundo voto solo para la distribución de escaños. La encuesta mencionada por la fuente es de Infratest Dimap.

El debilitamiento del Csu guarda la mayor expectativa, junto con lo que se atisba como un ascenso del Afd, que de mantener su porcentaje se propone para, que como sucedió con la Liga del Norte en Italia y como manejan algunos con los Social demócratas en Suecia, sea buscado para reforzar una coalición.

 

 

Anuncios

2 comentarios en “Elecciones regionales 2018. Baviera.

  1. Pingback: Panóptico. 291 | Panoptismos

  2. Pingback: Elecciones en Baviera y Hesse 2018. Claves. | Panoptismos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s