Manual de redacción del blog.

El manual tiene la sola intención de exponer los criterios que se emplean en el blog. La identidad de quien redacta se asume implícita en textos personales. Por eso, desde este manual, debe entenderse lo innecesario de expresiones en primera persona (yo pienso, opino, bajo mi apreciación…).

Cuando se hace referencia a textos o expresiones de otros, se cita o se alude, y la voz pasiva remite a lo impersonal del redactor. En frases como estas: se escribió aquí, en otro texto de este blog, lo que va en cursivas no se pone. Se debe asumir que se habla del blog.

            El contexto principal del manual es el moreliano, el michoacano y el mejicano. Muchos de sus criterios no aplican con lo ajeno a esas marcas.         

Textos de hace años pueden no contener criterios mencionados, y citas o transcripciones tampoco (en el apartado de Síntesis de notas mundiales, esto es notorio.) 

¡Fuera más común el sólido conocimiento

de la estructura de esta lengua

y no veríamos adquirir carta de naturaleza

híbridos y bárbaros que sus autores han formado

sin duda por el cómodo procedimiento

de ir a buscar al diccionario los dos elementos

que han casado en nefando y abominable consorcio!

Marcelino Menéndez Pelayo.

Harto enemigo es de sí quien estima

más la lengua de otro que la suya propia.

Cristóbal de Villalón.

Durante muchos años, el periodismo moreliano ha anquilosado su lenguaje. La última preocupación de los medios ha sido el desarrollarlo hacia un modo más certero y menos ortodoxo, no aprovechando las capacidades creativas de la lengua española.

Se escribe casi de manera invariable la misma nota. Cambian sólo los nombres y las fechas. Porque el trabajo de información así lo determina, mas no se contextualizan términos con mayor precisión y se descuidan el maquillaje y los textos.

Esto último sucede con los medios emergentes: las páginas o portales en los que las maneras de citar varían, y si algún arreglo se hace para resaltar o distinguir frases o palabras, la práctica de copiar y pegar o de escribir sobre el administrador o escritorio sin emplear la barra de herramientas, ofrece textos planos.

Pequeños detalles que no corresponden al menor descuido que se hace de los diseños visuales que es con lo que se pretende atraer, antes que con textos periodísticos, no de reporteada.

Antes que esas minucias, debe trabajarse con el lenguaje. El empleo adecuado y coincidente de los dominios metafóricos, y el acudir a las posibilidades de derivación y composición que ofrece el español para usar palabras que eviten el clisé del anglicismo y el galicismo. De hecho, la nota reporteada suele ser un inventario léxico común de eterna vigencia.

Los extranjerismos, aunque incorporados a la cotidianeidad del habla española, y algunos avalados y aprobados por la Academia, son expresiones que si, como afirman lingüistas, cumplen la función de otorgar a una lengua opciones de enriquecimiento, también le niegan las de tenerlo, quizá más valioso, como es el de la creación.

En el medio periodístico moreliano son comunes hasta la inconciencia términos que tienen una expresión inmediata o precisa en español. Un cuerpo de muestra evidencia criterios empleados en este blog. Primero la palabra que se emplea, y sólo se pone en vez de cuál cuando no es clara la referencia:

avance                                                         budget

bufete

buff                                                               pulir

canapé

caracter (se ha alternado con o sin tilde; se empleará sin ella siguiendo a la Rae).

casting                                                          selección

champú

charla                                                           chat

cliquear (se prefiere sobre clicar, para uniformar las derivaciones del término, sin ser regla porque cliqueo y clicar significan lo mismo para la Academia.)

clisé

conectado/en línea                                    online

contraseña/clave                                        password

cuota de pantalla rating

de acuerdo                                                  ok

en directo                                                     streaming

enlace/liga                                                   link

entrada                                                         post

equipamiento                                              outfit

esmog

esmoquin

espectáculo                                                 show

espectáculo de realidad reallity show

espray

estand

esvástica

expediente                                                   dosier

folclor

impresión                                                     shock

liga/enlace                                                   link

material                                                        kit

mapeo                                                          mapping

pantalón corto                                             short

póquer

quermés

quiosco

referendo

señorita                                                        miss (en el apartado donde se mencionan los criterios para cargos, se entiende por qué eta palabra no tendría aplicación.)

servicio de cafetería                                   coffe-break

tendencia                                                     trend topic

vehículo                                                       pull

vestíbulo                                                      lobby

Términos como hashtag y what’s ap no encuentran una equivalencia que les dé precisión literal, y se prefiere evitarlos, o bien, teclearlos de acuerdo a su sonido: wai fai, wasap (a la que se puede referir como aplicación qué) feis buc –esta por practicidad si se mantiene el nombre propio, aunque no con mayúscula por abordarse como una aplicación; con algunas aplicaciones se sigue el criterio al ser abordadas como herramientas (ver criterios de resaltar términos.)

La Fundación del español urgente remite a la Ortografía de la lengua española para referir como,

para uno de los casos anteriores, “la letra w es apropiada para representar la secuencia /gu/, entre otras, en palabras extranjeras adaptadas al español (waterpolo y web, por ejemplo), criterio por tanto aplicable a wasap como españolización del nombre que se da a los mensajes enviados por WhatsApp.”
La Fundación avala también la derivación verbal wasapear, y acepta las formas guasap y guasapear, con acento opcional.

En vez de best seller se ve más precisa la expresión empleada en prensa de habla inglesa, one best seller, porque el mejor vendido es sólo uno. Ese es el criterio aquí, y se prefiere escribir el más vendido.

De términos como coffe break se puede valorar su practicidad en vez de intentar la traducción literal o la búsqueda de equivalencia. Con expresiones así, el extranjerismo brinda a una lengua practicidad. No se escribiría, por ejemplo, hotesse de l’air por azafata, pero una lengua debe siempre buscar el desarrollo del lenguaje hacia expresiones que hagan realidad el préstamo, otra de las introducciones de enriquecimiento con los que cuenta.

Hay lingüistas que difieren de llamar préstamo a introducciones que se hacen a una lengua desde otras. Porque las palabras que una adopta no las devuelve. Mas cuando una lengua tiene en su propio vocabulario expresiones equivalentes o puede formarlas por derivación, se ve aquí conveniente evitar el extranjerismo, sin caer en el exceso de la formación de palabras.

Si este dirige a la divulgación del préstamo o al desuso en lengua ajena, no parece importar ahora.

Las siglas y nombres institucionales.

El uso de siglas uniforma el criterio de escribirlas sólo con la primera letra mayúscula cuando su sonido sea el de una palabra pronunciable. Esa inicial suele ser la única alusiva al nombre propio, el institucional (la Federación, la Liga, el Comité, el Partido la Feria…). La uniformidad se da escribiendo todas las siglas sólo con inicial mayúscula, ante todo, en aras de no gritar sobre el monitor.

Cuando se trata de instituciones, sólo algunas particulares se escriben con mayúscula. Porque las dependencias de la administración pública son sólo de función sustantiva en su actuar. Por eso se escriben con minúscula (la secretaría, la oficina, el departamento, el comité…). Un criterio definitivo, empero, ha omitido la mención de nombres instituciones y gente pública.

Con medios de difusión internacionales se ha ido adecuando el criterio de la mayúscula en cada palabra porque el artículo ya denota una cualidad particular. Así expuso Don Balón el por qué de su nombre (por el Don).

Nombres de países.

Las distinciones se hacen con Irlanda. Con ese nombre es la referencia al Estado que se ubica en Gran Bretaña. Para la otra, se emplea Eire. En cuestión de fútbol, a esta se le puede llamar la República, como es común en el argot, aunque textos como el Manual de estilo de la Unión Europea considera no correcto esto, y sugiere llamar Irlanda a Eire. A la del Norte, no la incluye separada del nombre Reino Unido.

Se usa Corea del Sur y Corea del Norte. Por lo mismo que a Eire, a aquella se le puede llamar la República, forma no avalada por el manual citado ni por las Naciones Unidas.

Las ortografías siguen el criterio del blog de escribirse en español. Así, se escribe Kirguistán o Kazajistán. Hay muchos casos más, como aquellos, de acuerdo a los manuales.

Los espacios tópicos.

Cuando se trata de Morelia, la mención de espacios públicos acude a una economía de palabras que los indiquen de la manera más directa, con el nombre que les dio la convención pública. Por eso, en vez de monumento ecuestre al [cargo y nombre de persona], se escribe el Caballito; no Plaza [nombre de persona] porque el nombre de personajes del pasado lejano no comunican tanto la significación de espacios, calles y edificios como los nombres originales de estos, no obstante que referirse a espacios y calles con sus nombres originales altera el criterio de hacerlo de manera directa.

Los cargos.

Se sigue el criterio de no atribuir profesiones o grados. Cánones sugieren no emplearlos porque no consta que la persona los tenga. No se emplean ni en el caso gobernador, presidente o cualquier otro encargo público, por ser lo mismo que gente que dice tener un título o grado sin que su actuar lo demuestre. Bajo estos criterios, en concursos de belleza y donde se utilice la palabra señorita, esta no se emplea. De palabras como esta se escribe el apocope (seño), y si se mencionan completas, o se escribe el cargo o puesto, es de manera metafórica.

De la metáfora se escribe aparte.

Resaltar términos.

Para las citas se usan las comillas, aunque los enlaces que permite el internet las evitan al resaltar en automático las palabras y dirigir hacia la fuente, si la hay en la red. No es permanente marcar el enlace sobre el nombre de la fuente; esa es la costumbre. Se hace a veces, y en otras sobre una cadena de palabras o una palabra clave, pero la fuente se teclea.

El apostrofado es para términos lúdicos creados por derivación o composición para dar certeza o noción. Es para casos como los de términos sin aceptación en el español como el mencionado hashtag, aunque se sigue prefiriendo omitir esos usos, pero la creación de la equivalencia no es una palabra formal.

Para la transcripción de entrevistas o dichos, se prefiere la cursiva, sin necesidad de las comillas. En el siguiente apartado continua la explicación.

Números y cifras.

Para no dar margen de error al tecleo, las cifras se escriben con número. Los números sólo se emplean en casos de fútbol para señalar jornadas, puntos, clasificaciones (o posiciones), números de camiseta (entre comillas) o posiciones relacionadas con cada número (comillas simples; ejemplo, el ‘4’). Cuando se trata de estadísticas o comparativos, se usan para mencionar años y hacer más ágil la lectura.

Formato de hora.

Se emplea el de veinticuatro horas. Con números, cuando se anota un previo; con letras, en otros casos.

Apodos.

Como en el fútbol, llegan a ser sucedáneos del nombre, y se ponen con mayúscula inicial, sin invertir tiempo en comillas o cursivas.

Terminología  de fútbol.

Fútbol se escribe acentuado porque la falta de tilde varía la pronunciación proveniente del anglicismo, aunque no haya variación en el significado. Los que se procura no emplear es soccer, ya que no hay diferenciación con el llamado fútbol americano, porque este es más balonmano, y así se le llama aquí.

Record se mantiene, como muchos términos provenientes del inglés que llegaron con el fútbol, y varios como saque de esquina en vez de corner, son preferibles por su mayor precisión semántica, y no nacionalizar más palabras al español, con acentos como el que pide córner.

Míster es una palabra que se mantiene en su forma españolizada, como referencia al director técnico.

Amateur es una palabra que, contrario a contextos ajenos al fútbol, mantiene su voz francesa. La razón es que en el fútbol del cual se escribe aquí, el profesional, el amateurismo dejó de ser práctica de aficionados porque quienes los juegan tienen la intención de llegar al juego de paga. El desinterés por este, da el significado de aficionado.

Derby no se adhiere a la regla de poner cambiar la y por la i, como se hace con palabras como gai. El criterio para mantener en su lengua original y no evitar en este caso el anglicismo, es por la identificación de la ortografía original, ya que es nombre propio, de una ciudad, y se pone con minúscula por ser una denominación.

Súper se escribía por separado y con ello mantenía su acento. Súper copa por Supercopa. Este caso describe el por qué. La Súper copa llega a ser una desvalorización del campeón de liga o del torneo mayor, el cual tiene más valor, por lo que la superposición, uniendo las palabras, se evita para conceder a las copas mayores su valor.

Con el tiempo se adecuó el criterio a la norma de unir el prefijo súper al sustantivo al que precede, y se empleó desde entonces Supercopa. Por eso la falta de uniformidad de la palabra en varias épocas del blog.

Se escribe con mayúscula inicial porque es una institución, un nombre propio. Sucede lo mismo con Copa o Liga. Cuando se escribe de torneos en su contexto histórico, se escribe con mayúscula inicial. Si es como referencia actual –jugará por la liga el fin de semana– se pone con minúscula, y en relación a la temporada que corre se habla de la edición o el torneo.

Cuando el nombre del torneo tiene más de una palabra sólo en ocasiones se pone con inicial mayúscula la primera. Copa Libertadores es uno de los casos donde las dos palabras se ponen con inicial mayúscula, porque Copa es institución y el segundo nombre el del torneo. Con Champions league no sucede lo mismo en voz española. Liga es el nombre de la institución, y campeones es sustantivos. En la traducción se toma por nombre propio a partir de la primera palabra: Champions, y league queda como sustantivo. Copa del Mundo se ha escrito con altas en las palabras unidas por la conjunción.

Se aplica el criterio con Federación y Confederación. Cuando se escribe los equipos de una confederación o un miembro de la federación de ese país, se ha ido adecuando el uso de la minúscula.

El único distintivo que se hace con torneos es con Copa de Europa y Champions league. Se da uso de la segunda denominación por efecto de mayor reconocimiento en los buscadores de internet, y cuando se habla de eventos o fases sólo tenidas durante el periodo Champions league: liguillas y preliminares tercera o cuarta. Preliminar, primera y segunda fase, y a partir de octavos, son tratadas con Copa de Europa (salvo por los efectos de títulos para el buscador), porque esa era del torneo siempre las contó.

Con las categorías se emplea mayúscula en la inicial, por ser también instituciones. Así, Primera, Segunda, Tercera, y subsiguientes hacen innecesario poner a continuación la palabra división.

No se pone gran final, porque Final sólo hay una. La costumbre personal de escribir Final con mayúscula prevalece; sirve para resaltar cuando se habla de un partido por el campeonato.

Expresiones redundantes se suprimen. Círculo va en vez de círculo central; media luna en vez de media luna del área, o espectacular en vez de espectacular y ofensivo porque en el fútbol lo espectacular tiene la acepción de ofensivo, pero no siempre de goleador. Asimismo, es suficiente escribir equipo espectacular y ya no equipo espectacular y ofensivo, porque el espectáculo se entiende propio de equipos que atacan mucho. Pero ser ofensivo no implica ser goleador.

Así, medio ofensivo es todo aquel que crea y jugadas de ataque, y por ello, se escribe medios adelantados para referir a los que juegan más cerca de la delantera, porque ofensivos pueden ser hasta los medios de contención.

Expresiones como decidió el partido en favor de su equipo son también redundantes. No siempre un jugador resuelve en favor de su equipo, pero sólo se especifica cuando lo hizo en favor del otro. Cuando no se hace esto, se infiere que la decisión fue en favor del equipo propio.

Con los nombres de los equipos se aplicó desde el comienzo el criterio expuesto en el informe de topónimos y otros términos, como nombres propios, de la Fundación del español urgente. Se difiere del mismo en el apartado de los nombres propios cuando aluden directamente a los integrantes de un equipo. Para la Fundación, la Albiceleste o los Bafana Bafana, deben ir con minúscula. Aquí se les toma con la propiedad del nombre porque son signos de este, y denotan a una institución más allá del sustantivo, por lo tanto se escriben con mayúscula.

Los nombres de los equipos se escriben, preferentemente, en la lengua original. Por eso el Milan, el Bayern Münich o Eintracht de Frankfurt. Los nombres de las ciudades de clubes como esos, se escriben en español, con la tilde agregada, la diéresis suprimida o la forma traducida: Fráncfort.

Con las selecciones nacionales, se escribe el nombre en español. Las variaciones son ligeras. Caso de ejemplo, Saint Kivtt and Nevis se pone San Cristóbal y Nieves.

La alternancia de las palabras equipos y club es clara. Diferencian la nómina y la institución.

(Continúa el tecleo).